Avisar de contenido inadecuado

Derechos humanos y autoestima

{
}

  Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa

Centro de Estudios en Comunicación y Tecnologías Educativas

Aplicación de los Derechos Humanos a la autoestima

 y a la participación social

César Correa Enríquez

Maestría en Valores para la Acción Educativa

Sede: FES Cuautitlán, Edo. de Méx.

Tutora: Graciela Galindo

Módulo de Sustento Educativo

  

Palabras clave: Derechos humanos, autoestima, dignidad, participación social, responsabilidad, libertad.

Introducción

Los derechos humanos son la protección o expresión de la dignidad del hombre[1] y ésta se sustenta en la autoestima como un valor que permite conocerse así mismo, aceptarse y autoevaluarse con el fin de buscar  el perfeccionamiento propio y el de lo demás. Así, la persona va creciendo y su participación en la sociedad se vuelve moralmente buena, tolerante, justa y solidaria.

En este pequeño trabajo se explica la importancia que tienen los derechos humanos en el desarrollo de la autoestima como una forma natural y necesaria de valorarnos y valorar a los demás como miembros de una sociedad que busca una mayor participación democrática y libre.

Derechos humanos

            Los derechos humanos, también llamados derechos naturales, explican Beuchot & Saldaña (2000), surgen de tres aspectos importantes: de un derecho fundamental, como es el derecho de la persona a ser; el derecho de la persona a su libertad y los derechos de la persona que se derivan de los fines propios de ella y están en el estatuto natural del propio hombre, que posee por naturaleza, por el simple hecho de existir.

            Por lo tanto, los derechos humanos tienen como base su radicalidad en la persona, son derechos reales que están inherentes a cada humano y cuidan la dignidad de éste por el simple hecho de que el ser humano es una persona, tiene una dignidad y los derechos humanos son la protección natural de esa dignidad.

            Y bien, la dignidad es la condición que cada humano puede exigir de ser tratado como semejante a los demás, sea cual fuere su sexo, ideas, color de piel, condición económica, gustos, etc.,  ser tratado como persona. La dignidad se sustenta en la autoestima, ese sentimiento que tenemos de valorarnos a nosotros mismos, de aceptarnos como somos, de reconocernos.    

Autoestima

Un adecuado nivel de autoestima en una persona se basa en la habilidad para conocerse, aceptarse y valorarse incondicionalmente y entre mejor se conozca se valore y se aprecie, será mejor valorada y apreciada por otros. Una ventaja que tenemos las personas es que la autoestima puede formarse, desarrollarse y reconstruirse cuando tenemos algún problema.

María del Carmen Quiñones (2008), clarifica que la autoestima se encuentra formada por cuatro pilares:

Vivir concientemente, hacernos conscientes de quiénes somos, que nos reconocemos como seres vivos, que tenemos intelecto y voluntad, con propósitos, ilusiones e ideales.

Aceptación de sí mismo tanto al exterior como al interior, con nuestras capacidades, fortalezas y debilidades.

Responsabilidad de sí  mismo y del desarrollo que queremos, o de quitar o limitar aquello que nos está afectando.

Autoafirmación. Una vez que coincide lo que siento con lo que creo, pienso y hago, adquiero congruencia y con eso estoy adquiriendo el valor fundamental de la unidad, de la verdad, de la bondad, porque sé lo que es bueno y tomo lo esencial. De esa manera puedo empezar a vivir con propósito, con un proyecto de vida donde puedo administrar mi tiempo, mis recursos, mis relaciones y así, poder tener integridad personal.

La integridad personal es lo que nos permite mantener el nivel adecuado de autoestima porque cuando somos congruentes con lo que somos, queremos y hacemos, somos de una sola pieza, somos íntegros.

Ser congruente con nuestros gestos y nuestros dichos, así como ser abierto al escuchar y aceptar el lenguaje del orto además de cuidar las expresiones de afecto y reconocimiento siendo claros precisos y sinceros, son elementos que contribuyen a incrementar y afianzar la autoestima.

Este valor es de vital importancia porque con él se contribuye a que el ser humano crezca con la convicción de que es estimado y valorado, que es merecedor de la felicidad y buscará relacionarse socialmente y desarrollar su sentido de pertenencia e identidad a una familia, una colonia, una sociedad, una nación, un planeta.

Los derechos humanos protegen y fortalecen la dignidad de las personas. Si el hombre no es consciente de su propia dignidad, es el primero que obstaculiza sus derechos y mucho menos puede respetar la dignidad y los derechos de sus semejantes.

Cuando el hombre tiene autoestima, fortalece su dignidad, se reconoce como valorado y reconoce también el valor de los demás. En ese momento está respetando y valorando los derechos humanos de todo aquel con el que convive, favoreciendo intercambios culturales que refinan la manera de satisfacer distintas necesidades para mejorar el desarrollo de la vida humana,  protege y se solidariza con el débil y el oprimido.

Conclusión

Los derechos humanos son inherentes a la naturaleza humana y son la expresión y protección de la dignidad del hombre que como individuo, por el simple hecho de existir, merece respeto. La persona tiene que crecer con autoestima y dignidad, con valores fundamentales como la solidaridad, el respeto, el aprecio, la responsabilidad, y así alcanzar madurez personal para desempeñar un papel de buen ciudadano que entable relaciones interculturales, elimine toda forma de racismo y discriminación, se preocupe por la justicia, sea participativo y colaborativo para lograr una mejor calidad de vida.

Una persona con autoestima reconoce sus derechos como ser humano, al mismo tiempo que los derechos humanos contribuyen a la autoestima de la persona. La buena convivencia entre personas genera buena calidad de vida, mejores sociedades, respetuosas y justas.

            El hombre forma parte de una sociedad donde se desenvuelve bajo reglas de interacción y participación en cuyo contexto pone en práctica individual y colectivamente sus conocimientos, actitudes y habilidades, además de los valores propios de la convivencia democrática.

Referencias

Beuchot, Mauricio y Saldaña, Javier. Derechos humanos y naturaleza humana,

UNAM, México 2000.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos. (2007). La familia y los derechos

humanos. México: Autor.

Helios, Centro Holista. (2007). Autoestima. Recuperado el 7 de agosto de 2008,

de: http://www.helios3000.net/desarrollo/autoestima.shtml

López de Llergo, Ana Teresa. (2000). Valores, valoraciones y virtudes. México:

Patria.

López de Llergo, Ana Teresa. (2000). Educación en valores, educación en

 virtudes. México:Patria.

Martínez Bullé-Goyri, Víctor M. (2008). Telesesión 8 (8-09-2008) del Módulo

Sustento Educativo de la Maestría en Valores para la Acción Educativa. México: Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa.

Naval, Concepción & Laspalas, Javier. (2000). La educación cívica hoy.

España: EUNSA

Ostrosky-Solís, Feggy (2008). Mentes asesina. La violencia en tu cerebro,

México, D.F.: Quo libros.

Quiñones, Ma. Del Carmen. (2008). Telesesiones 1, 2, 3 y 4 del Módulo

Sustento Educativo de la Maestría en Valores para la Acción Educativa.

México: Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa.

Savater, Fernando. (2004). El valor de educar. (19th ed.). Barcelona, España:

Ariel.

Savater, Fernando. (2004). Ética para amador. (16th ed.). Barcelona, España:

Ariel.

Wikipedia (2008). Autoestima. Rescatado el 7 de agosto de 2008, de

http://es.wikipedia.org/wiki/Autoestima


[1] Martínez Bullé-Goyri, Víctor M. (2008). Telesesión 8 (8-09-2008) del Módulo Sustento Educativo de la Maestría en Valores para la Acción Educativa. México: Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa.

{
}
{
}

Comentarios Derechos humanos y autoestima

Es poco probable que las ONG de derechos humanos se sientan alguna vez totalmente a gusto con el derecho internacional humanitario, puesto que sus conceptos, lenguaje y enfoque difieren de los del derecho de los derechos humanos. Sin embargo, la fuerza del movimiento de los derechos humanos estriba en su capacidad de aprendizaje y de adaptación para hacer frente a los variables retos del mundo, salvaguardando a la vez la integridad conceptual de los derechos humanos frente a la presión de los Gobiernos y del público. El derecho internacional humanitario proporciona valiosas herramientas a las ONG de derechos humanos en su lucha por la salvaguardia de éstos.

ale ale 09/12/2009 a las 23:49

k xevere 

Anónimo Anónimo 04/08/2012 a las 16:51

Deja tu comentario Derechos humanos y autoestima

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre